top of page
  • davidsalassdej

¿A quién esperas?

Hola a toda la comunidad cibernética, fieles laicos, amigos, conocidos y familia de La Parroquia San Pablo Apóstol en Chihuahua.

Ya estamos en la víspera del tercer domingo de #Adviento: ¡qué rápido! ¿Cómo ha ido la preparación para la #Navidad? Todavía queda tiempo. En este domingo podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿A quien espero?


#Esperar es un verbo muy importante porque tiene un carácter dinámico y vital. Se trata de una experiencia personal. Es como recibir la noticia que un familiar, una persona muy querida y que no veo desde hace mucho tiempo, vendrá a visitarnos. Exultamos de alegría y comenzamos a preparar todo lo necesario para recibir a esa persona con un corazón bien dispuesto, para que se pueda sentir parte de la familia, en casa.

La buena noticia del tercer domingo de Adviento para nosotros cristianos es que esperamos una persona muy importante, su nombre es Jesús. Por ello este domingo es llamado “Domingo de Gaudete”, es decir, Domingo de la Alegría. Se nos invita a alegrarnos, regocijarnos en la esperanza de que Jesús está saliendo a nuestro encuentro para revestirnos de su divinidad. ¡Nada menos! Revestirnos de su divinidad. ¿No es motivo suficiente para alegrarnos y mantener firme el paso sobre el camino de la #esperanza?

Pues justamente la alegría nace de una esperanza puesta en la promesa de Dios: «la virgen concebirá y dará a luz, un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa: “Dios con nosotros”» (Mt 1,23). De esta promesa divina brota la fe y la confianza: Dios es fiel a sus promesas.



Alegrémonos porque nuestra salvación está ya cerca. Preparemos nuestro corazón (o sea, toda nuestra vida) para acoger las sorpresas de este Dios que quiere nacer en nuestra humanidad y purifiquemos nuestra experiencia de una navidad mundana, donde parece que lo más importante de estos días es preparar los regalos, la cena, el “outfit”, etc. pero nos olvidamos de permitir que nuestro corazón se alegre de nuevo por la promesa de Dios: «Estén siempre alegres en el Señor, les repito, estén alegres. El Señor está cerca» (Flp 4, 4-5). Deja que esta palabra de la Escritura resuene en ti y descansa en ella: «El Señor está cerca».


Que este domingo lo podamos vivir en comunión con Dios, creciendo en la #alegría que viene del sentirnos amados, perdonados y visitados por Dios y al mismo tiempo salgamos al encuentro de las personas con una palabra de esperanza.

¡Ánimo que sabemos dónde está puesta nuestra esperanza!

Les comparto esta canción para animar la espera del Emmanuel:

Hna. Luzbinda Ramos Zurita.

Ursulinas H.M.I.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page